Inicio  I   Enlaces  I  Contáctenos  I 
Planes y estrategias
 
 
LA FAO, LOS BOSQUES Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

 

TRABAJANDO CON LOS PAÍSES PARA HACER FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO POR MEDIO DE LA GESTIÓN FORESTAL SOSTENIBLE.

Los bosques proporcionan medios de subsistencia a más de mil millones de personas que viven en condiciones de pobreza extrema en todo el mundo y aportan empleo remunerado a más de cien millones. Son el hogar de más del 80 por ciento de la biodiversidad terrestre del planeta y ayudan a proteger cuencas hidrográficas fundamentales para suministrar agua limpia a gran parte de la humanidad. Sin embargo, el cambio climático plantea desafíos enormes para los bosques y para las personas. Mitigación y adaptación son las dos respuestas básicas ante el cambio climático. La mitigación trata de afrontar sus causas, mientras que la adaptación trata de reducir sus impactos. En el sector forestal:

de la deforestación; la reducción de emisiones derivadas de la degradación de los bosques; la mejora de la función de los bosques como sumideros de carbono, y la sustitución de productos, empleando por ejemplo madera en vez de combustibles fósiles para la producción de energía y productos de madera en lugar de materiales cuya fabricación conlleva una alta emisión de gases de efecto invernadero;

destinadas a reducir la vulnerabilidad ante el cambio climático de los bosques y de las poblaciones que de ellos dependen.1, además de atenuar los riesgos planteados por el cambio climático, puede crear oportunidades, en forma por ejemplo de puestos de trabajo en el ámbito de la restauración forestal, conservación de los bosques, producción de madera, reforma de los sistemas de tenencia y pagos por servicios forestales. Fomentar la gestión forestal sostenible y aprovechar al máximo su función en la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo requerirá habitualmente cambios en las políticas, las estrategias y las prácticas. La tardanza en la introducción de estos cambios aumentará sus costos y dificultades y reducirá las oportunidades que podrían crearse.

Los árboles tienen también una función esencial en sistemas no forestales de uso de la tierra, como la agricultura y el entorno urbano. La gestión integrada del paisaje es un enfoque clave en la respuesta al cambio climático y ayuda a garantizar la debida atención a los árboles situados fuera de bosques.

 

Fuente de Información
Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente - PNUMA
Información complementaria
  • Alcance: Bosque Tropical Amazónico o Selva Baja
  • 20 páginas
  • Publicado en: junio de 2012
  • Contacto: ING. ROLANDO ALEXANDER LEON JIMENEZ
  • Correo electrónico: ralj001@hotmail.com
  • Documentos afines

    Organismos Adscritos al MINAM